4 de agosto de 2017

#DailyLine (ADELANTO) Libro 9: El color de las sombras

Fuente/Source: Diana Gabaldon


 


#DailyLines #VeYDileALasAbejasQuePartí #LibroNueve #NoNoEstáTerminado #NoNoSéParaCuando #CuandoEstéEstará #ParaCarolSuzzanne #Distracción

Bree tomó aire profundamente, saboreando la soledad momentánea. Había un fuerte aroma a Otoño en el ambiente aunque el sol brillaba a través de la ventana, y un abejorro tardío zumbaba lentamente, girando alrededor de las decepcionantes flores de cera y zumbaba nuevamente mientras se alejaba.

Pronto llegaría el invierno a las montañas. Sintió un fuerte anhelo por las rocas altas y el limpio aroma del abeto balsámico, la nieve y el barro, el aroma tibio de los animales guardados. Y mucho más, por sus padres, por la sensación de tener a la familia a su alrededor. Movida por un impulso, pasó la página de su libro de bocetos y trató de capturar una imagen del rostro de su padre- solamente una línea o dos de perfil, la longitud de su larga nariz y el marcado ceño. Y la pequeña línea curva que sugería su sonrisa, escondida en la comisura de su boca.

Por el momento era suficiente. Con la reconfortante sensación de su presencia a su lado, abrió la caja donde guardaba los pequeños tubos de plomo y los pequeños botes de pigmento hecho a mano, y fabricó su sencilla paleta. Blanco, un toque de negro claro, y una mancha de rosado. Después de un momento de duda añadió una pequeña línea de amarillo limón, y un toque de cobalto.

Con el color de las sombras en su mente, se dirigió hacia la pequeña colección de lienzos que había sobre la pared, y descubriendo el retrato inacabado de ..., lo dejó sobre la mesa donde podría captar la luz matinal.

"Ese es el problema," murmuró "Quizás..." La luz. Lo había hecho con una fuente de luz imaginaria cayendo desde la derecha, para que proyectara una mandíbula relajada. Pero no había pensado en imaginar qué tipo de luz había. Las sombras proyectadas por una luz matinal en ocasiones tenían un ligero tono verde, mientras que las de mediodía eran oscuras, un ligero bronceado de los tonos naturales de la piel, y las sombras nocturnas eran azules y grises y a veces de un lavanda profundo. ¿Pero qué hora del día iba bien al misterioso...?

Sus divagaciones fueron interrumpidas por el sonido de la risa de Angelina y los pasos en el recibidor. La voz divertida de un hombre, el Sr. Brumby saliendo.

"Ah, Sra. MacKenzie. Que tenga una buena mañana, señora." Alfred Brumby se detuvo en la puerta dirigiéndole una sonrisa. Angelina se colgó de su brazo, despidiéndole y echándole polvo blanco en la manga de su traje verde botella, pero él pareció no darse cuenta. "¿Y cómo va el trabajo si puedo preguntar?"

Fue lo suficientemente cortés como para que sonara cómo si realmente estuviera pidiendo permiso para preguntar y no estuviera demandando un informe sobre su progreso.

"Muy bien, señor," dijo Bree dando un paso atrás e indicándole que podía entrar y ver los bocetos de la cabeza que había hecho hasta ahora, y estaban dispuestos en abanico sobre la mesa: la cabeza completa y el cuello de Angelina desde múltiples ángulos, una visión de cerca de la línea del pelo, de lado y de frente, pequeños detalles de rizos, ondas y brillantes.

"¡Bello, bello!" exclamó él. Se inclinó sobre ellos, sacó una lupa de su bolsillo y la usó para examinar los dibujos. "Te ha capturado exactamente, querida -algo que no pensé que fuera posible sin usar grilletes, debo confesar."



2 comentarios:

  1. esos comentarios al cierre del DL son marca Gabaldon, sin lugar a dudas jajajajaja

    ResponderEliminar
  2. Este libro también sera lo mas. Espero con ansia el momento de poder leerlo.

    ResponderEliminar